Hacen fraude con certificados de vacunación falsos

La epidemia de la corrupción y la tranza no baja, ahora la delincuencia ofrece certificados falsos de la vacuna contra la COVID-19, para poder viajar al extranjero o ingresar a plazas, hoteles, bares y restaurantes en diversas ciudades del país donde será un requisito, informó el Consejo Nacional de Seguridad Privada.

Después de que el pasado 6 de julio el Gobierno anunciara el programa de certificados, se detectó que vendedores de la Plaza de Santo Domingo en la Ciudad de México comenzaron a comercializar dichos documentos falsificados, por los cuales cobran entre 500 y 600 pesos.

“Estos documentos falsos parecen tener dos objetivos: primero, las personas no vacunadas o quienes solo tienen una primera dosis pueden utilizar estos certificados apócrifos para viajar y entrar a países donde deben de comprobar que han recibido las dos dosis o cambiar el tipo de vacuna que aparece en su certificado para países con requerimientos específicos, como la Unión Europea, que solo acepta a viajeros inoculados con dosis de Pfizer, Moderna, AstraZeneca o Johnson & Johnson, las cuatro aprobadas por la Agencia Europea de Medicina”, explicó Raúl Sapién Santos, Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada.

El fraude no sólo es en el papel, ya que los documentos se incluye un código QR que redirecciona a un sitio web falso de diseño similar al sitio web del gobierno para la vacunación contra el COVID-19.

El Consejo Nacional de Seguridad ha informado que en cada fase de la pandemia, los delincuentes han aprovechado las vulnerabilidades de las respuestas gubernamentales para sacar ventaja.

“Al principio el crimen organizado falsificó y vendió ilegalmente la prueba y después la vacuna contra el coronavirus, posteriormente se hallaron laboratorios que fabricaban vacunas falsas en los estados de Jalisco, Tamaulipas, Chihuahua y Ciudad de México, también se detectaron pruebas adulteradas y ahora se suman los certificados apócrifos de vacunación”, denunció Sapién Santos.

Recientemente el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, dio a conocer que los establecimientos, restaurantes, hoteles o centros nocturnos que rebasen el 50 por ciento de su capacidad, deberán exigir a sus trabajadores y clientes, presentar un certificado de vacunación contra la COVID-19 o una prueba que sea negativa, la cual debe tener un periodo de expedición no mayor a 72 horas.

Mazatlán y Culiacán prohibirán la entrada a bares, restaurantes, centros comerciales, centros nocturnos e instituciones educativas que no presenten comprobante de vacunación donde certifique que recibieron la dosis contra la COVID-19, medida que podría propagarse rápidamente a todas las ciudades del país en las próximas semanas.

Comentarios